jueves, 16 de junio de 2011

Historia de Málaga


Edad Antigua
En el lugar donde se asienta la ciudad existía un poblamiento túrdulo, en base al cual los feniciosfundaron la colonia de Malaka, atraídos por las buenas condiciones para el atraque en su puerto natural y la gran cantidad de yacimientos de plata y cobre existentes.43 Tras un período de dominación cartaginesa, Malaka pasó a formar parte de Roma. En la época romana la ciudad (en latín Malaca) alcanzó un notable desarrollo. Dotada inicialmente de estatuto de municipio federado, obtuvo el de municipio de derecho latino durante el siglo I, tras la promulgación del "Edicto de Latinidad" para Hispania por parte de Vespasiano y la promulgación por Domiciano de la lex Flavia municipalis, que adaptaba las provisiones de las leyes municipales promulgadas por Augusto a las peculiaridades de los municipios de derecho latino de Hispania. La copia particular de Málaga se denomina Lex Flavia Malacitana.44 A esta etapa pertenecen el teatro romano y algunas piezas escultóricas conservadas en el Museo de Málaga.
La decadencia romana dio paso a la dominación de los pueblos germanos, que sobre el año 411 arrasaron las costas malagueñas. Con la intención de reconstruir el Imperio romano, el emperador bizantino Justiniano I conquistó, entre otros territorios, Málaga, que fue la capital de la provincia de Spania durante un breve período. Los bizantinos fueron expulsados por los visigodos en el 615


Edad Media
Tras la conquista árabe, Mālaqa (en árabe مالقة) se convirtió en una ciudad floreciente, rodeada por un recinto amurallado junto al que se asentaban los barrios de comerciantes genoveses y las juderías. Málaga llegó a ser capital de la taifa hammudí, así como de otros tres efímeros reinos posteriormente. De esta época quedan trazas en el centro histórico y en dos de sus principales monumentos: la Alcazaba y el Castillo de Gibralfaro. Contaba Mālaqa con dos arrabales fuera de las murallas, un comercio que poseía un discreto radio de acción con Marruecos y una clase media dedicada a la artesanía y al comercio. En esta etapa vivió uno de sus hijos más ilustres: el filósofo y poeta judío Ibn Gabirol.
La conquista de la ciudad por los Reyes Católicos en 1487 supuso un episodio sangriento en la guerra final contra el Reino nazarí de Granada. El asedio de la ciudad fue uno de los más largos de la Reconquista, duró 6 meses y cortó el suministro de alimentos. La ciudad se rindió el 18 de agosto, entrando los reyes triunfalmente el día siguiente. La población fue castigada a la esclavitud o a pena de muerte.


Edad Moderna
Bajo la dominación castellana, la ciudad comenzó a cambiar su trazado urbano e inició la construcción de la Catedral de Málaga, cuyo arquitecto fue Diego de Siloé, sobre los cimientos de la mezquita mayor. Las iglesias y conventos construidos fuera del recinto amurallado empiezan a aglutinar población, dando lugar a la formación de nuevos barrios extramuros como La Trinidad oCapuchinos.49
Del siglo XVI al siglo XVIII la ciudad entró en una época de decadencia, no sólo por las consecuencias que trajo consigo el levantamiento de los moriscos y su posterior expulsión, sino también por las epidemias e inundaciones provocadas por el río Guadalmedina, que se vieron acompañadas de varias malas cosechas sucesivas durante el siglo XVII, así como de epidemias, terremotos, explosiones de molinos de pólvora y las levas de soldados.49
En el siglo XVII, el vino, las pasas y la seda eran los productos preeminentes de las exportaciones malagueñas. La aristocracia acaparaba los altos cargos y el municipio, pieza básica del gobierno de los Austrias, sufrió las consecuencias de la corrupción general de la época por la venta de cargos y su sometimiento a las oligarquías ciudadanas.49 Las clases marginales se agrupaban en bolsas de pobreza en los barrios periféricos y la esclavitud persistía, pero se observaba ya el auge de laburguesía, grupo que va a sentar las bases del auge económico del siguiente siglo. Con la llegada delsiglo XVIII, a pesar de una gran cantidad de catástrofes, (la ciudad sufrió seis inundaciones, siete hambrunas, seis epidemias, cuatro guerras y dos terremotos), la ciudad empieza a recuperarse.



Siglo XIX
Durante gran parte del siglo XIX, Málaga fue una de las ciudades más levantiscas del país, contribuyendo decisivamente al triunfo del liberalismo en España. Tanta actividad revolucionaria le valieron el título "siempre denodada" y la leyenda "la primera en el peligro de la libertad".
Fue una ciudad pionera en la península con el inicio de la Revolución industrial, llegando a ser la primera ciudad industrial de España, y a mantener después el segundo puesto tras Barcelonadurante años. Las actividades mercantiles también tuvieron un importante incremento y de 1860 a1865 las comunicaciones sufren una gran revolución. Será ésta la época de las grandes familias burguesas malagueñas, algunas de ellas con influencia en la política nacional. Bajo la influencia de éstos, Málaga tiene ya dos sectores bien definidos, ambos enclavados fuera del centro de origen medieval: en el extremo occidental el paisaje urbano empieza a configurarse influenciado por la actividad industrial, mientras que en el otro extremo de la ciudad empiezan a aparecer villas y hoteles.

Con la renuncia al trono de Amadeo de Saboya se producen grandes disturbios y se declara el Cantón de Málaga. La vida política malagueña durante el sexenio democrático (1868-1874) se caracterizó por un tono radical y extremista. El republicanismo federal logró fuertes apoyos en las clases populares y alentó insurrecciones que produjeron gran alarma entre los sectores acomodados.50 52
La decadencia de la ciudad se inició a partir de 1880. La crisis hace cerrar las fundiciones malagueñas y vino acompañada por el derrumbe la industria azucarera y la plaga de filoxera, que hundió al viñedo malagueño. El abandono de estas fincas trajo consigo una fuerte deforestación de las laderas, lo que causó un incremento de las avenidas de agua, que provocó muchos desastres y muertos hasta bien entrado el siglo XX.51
Siglo XX
Los principios del siglo XX son una etapa de reajustes económicos en los que se produce un progresivo desmantelamiento industrial y un fluctuante desenvolvimiento del comercio.53 Todo ello, en el seno de una sociedad atrasada y escasamente alfabetizada, en la que una reducida oligarquía desempeña el papel hegemónico mediante el poder económico y político.54 Depresión económica, conflictividad social y dominación política hacen posible que el republicanismo pequeño burgués y el movimiento obrero afiancen sus posiciones.55 Uno de los puntos que más importancia tienen al respecto es el tema educativo. Desde éste se posicionan dos ámbitos de gran influencia en estos momentos, clericales y anticlericales.
En 1933, durante la Segunda República Española, salió de Málaga el primer diputado del Partido Comunista de España.56 Debido a esto y al gran número de militantes activos relacionados con elsocialismo, el anarquismo y el comunismo, durante esta época Málaga era denominada Málaga la Roja, a pesar los sectores conservadores y ultraderechistas de la ciudad, cuya presencia también era numerosa.57 En febrero de 1937 el ejército sublevado, con la ayuda de los voluntarios italianos y a las órdenes del general Queipo de Llano, lanzó una ofensiva contra la ciudad que fue ocupada el día 7 de febrero.


Durante la dictadura militar la ciudad vivió una expansión por el turismo extranjero hacia la Costa del Sol, que provocó un boom en la economía de la ciudad en la década de 1960,62 apoyado por la emigración masiva hacia otras zonas España y a países del norte y centro de Europa.63
A pesar de la educación antimarxista que se dio principalmente en la década de 1940,62 tras la dictadura militar, el primer alcalde que tuvo Málaga pertenecía al Partido Socialista Obrero Español, y se mantuvo en el cargo hasta 1995, año en que ganó las elecciones municipales el Partido Popular, que aún gobierna en la actualidad (2011).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada