sábado, 28 de mayo de 2011

ARENAS DEBE ANALIZAR MEJOR MALAGA



En Málaga llevamos 30 años sufriendo marginación, engaños, injusticias, desprecios e invasión de competencias, todo urdido por una PLAN SECRETO diseñado por el PSOE para reducir la ciudad de Málaga a la mínima expresión, bajo la creencia estúpida de que tal plan redundaría en el engrandecimiento de Sevilla, COSA QUE, COMO VEMOS, NO HA SUCEDIDO. El plan lo urdió el propio Alfonso Guerra, que dijo en 1978 “Málaga se ha desarrollado demasiado; ahora le toca a Sevilla”. A pesar de ello, Málaga y Sevilla continúan siendo poblaciones de importancia demográfica semejante, pero en la prelación del Estado, Málaga figura muy por debajo de Ceuta, Melilla, Logroño, etc. El poder de la burocracia sevillana se siente aquí como el pisotón sangrante de una bota colonial, que impide todo lo que signifique avance y prosperidad de la sociedad malagueña.

Por consiguiente, ansiamos con angustia librarnos de los desmanes de Chaves y Griñán, pero no se nos puede encandilar con abalorios, como hacían los conquistadores con los indios.

He asistido a dos de los mítines de Arenas. Llegar, invariablemente, 45 minutos tarde, no contribuye a la imagen de seriedad que desea transmitir (con la gente esperando bajo el sol del mediodía), y “embovedamiento” es un palabro incorrecto; lo correcto es EMBOVEDADO.

Propone Arenas satisfacer la sed de justicia de Málaga prometiéndonos tres departamentos menores (ni siquiera la consejería de Hacienda), pero por encima de lo que le digan a Arenas sus exegetas locales, necesita saber que los malagueños cultos no somos ni nos consideramos andaluces… al menos, de Andalucía la baja; NO SOMOS BÉTICOS, SINO PENIBÉTICOS Y LEVANTINOS. Un examen profundo de nuestras tradiciones auténticas (no importadas) lo demostraría, revelando nuestra italianidad, nuestra levantinidad y nuestra nula participación histórica en las vicisitudes de cordobeses, jienenses y sevillanos.

No podemos sentirnos imbricados en una autonomía que nació cometiendo fraude de ley ni con una capital que no hemos elegido, sino que se nos impuso de manera subrepticia, tras ofrecernos Fernández Viagas un referéndum que nunca ha sido convocado.

Sea cual sea el desarrollo de la historia y los avatares de la política, a la larga, Málaga sólo podrá sentirse comprometida con esa autonomía -hasta ahora hostil-´compartiendo la capitalidad COMO SEDE DEL PARLAMENTO, que es lo más prudente y lógico (y barato) si se da una ojeada al mapa.
www.luismelero.com

miércoles, 18 de mayo de 2011

MALAGA, CAPITAL DE LA ESPAÑA BIZANTINA


Mucha gente sabe que Málaga es la capital de la Comunidad de Málaga, pero muy pocos saben su pasado como capital de España. Porque sí, Málaga fue la capital de la España bizantina, entre el 552 y el 615 d.C. Y es que durante la época en la que el gran Justiniano gobernó el Imperio Bizantino, parte de España fue conquistada (sur y levante) y de todo ese territorio, Málaga, fue la capital.

El origen de la ocupación de España por parte bizantina se debe a la subida al trono del rey godo Agila en el 549, según como describe el historiador de la época, Procopio. Muchas ciudades béticas, entre ellas Málaga, se sublevaron, y apoyaron al noble Atanagildo. Y aquí la historia se vuelve oscura, y hay dos posibles hipótesis: una que sostiene que Atanagildo pidió ayuda a Justiniano y otra que fue el mismo Agila.

Lo cierto es que Justiniano envió sus tropas comandadas por Liberio en el verano de 552 y aprovechó la división visigoda para hacerse con el gobierno de buena parte de la Hispania de la época, hasta dominar una extensión prolongada desde el sur de la Península hasta Levante y Baleares. Mientras, Agila moría asesinado en Mérida en el 555 y Atanagildo se convertía en el Rey de la Hispania visigoda, aunque con medio territorio perdido en favor de los inteligentes bizantinos, que supieron sacar partido de la situación.

La primera ciudad plenamente conquistada por Bizancio y convertida en capital de la nueva provincia del imperio, Spania, sería Málaga. La ciudad entró a formar parte del Imperio Bizantino, conocido también como Imperio Romano de Oriente, en pleno apogeo del mismo. Justiniano ejerció su poder de emperador de manera ambiciosa y proyectó una Bizancio hegemónica como nuevo Imperio Romano en todo el mundo conocido.

Con militares legendarios como Belisario, Justiniano anexionó toda Italia, la antigua provincia romana de África (desde Egipto hasta Marruecos) y los territorios ibéricos reunidos en la provincia de Spania. Bajo su mandato se levantó la Catedral de Santa Sofía (el mayor templo cristiano del mundo hasta la construcción de San Pedro del Vaticano) que se encuentra en Constantinopla.Una vez muerto Justiniano, Bizancio decayó y nunca se recuperó. Constantinopla fue tomada por los turcos otomanos liderados por Mehmeth II en 1453. La ciudad pasó a llamarse Estambul y Santa Sofía a convertirse en mezquita.


La Málaga bizantina, capital del Imperio de Justiniano en Occidente, terminó en 615, cuando el rey Sisebuto la recuperó para los godos. Su influencia como puerto estratégico en plena alianza con Oriente permaneció. La ocupación bizantina constituye uno de los episodios clave de Málaga, coronada como potencia económica de primer orden. La entrada en juego de Bizancio fue fugaz, pero el germen de una ciudad orientalizada quedó injertado y floreció después a la sombra del Islam, donde Málaga siguió disfrutando de un puesto distinguido, hasta nuestros días, dónde Málaga sigue siendo un importante puerto español.

martes, 17 de mayo de 2011

Los ´misterios´ de una ola que siempre llega puntual


From Opinión de Málaga
Los bañistas más expertos de La Malagueta ´huyen´ de una zona de la playa, visitada a las siete y media de la tarde por una ola

ALFONSO VÁZQUEZ En Málaga llevamos décadas viviendo de espaldas al mar. Hace un siglo el mar era cosa ´de pobres´, así que la primera línea de playa se reservaba a las casas de los pescadores, mientras los ´ricos´, si acaso, se introducían en los minúsculos baños de Apolo y la Estrella, cercados por esteras y tabiques.
La noción del baño en la playa llegó a partir de los años 20 y mientras tanto, las clases más humildes se daban el gusto del ´remojón´. De hecho, la antigua playa del ´Lavachochos´, que estaba en las proximidades del Club Mediterráneo, debía su nombre a la costumbre inveterada de algunas mujeres de bañarse, como la canción, "con la falda arremangada", para ´higienizar´ las bajuras.
El murallón setentero de la Malagueta, con esa colección de rascacielos apretujados, dejó claro que el mar en esta ciudad importaba bastante menos que el desarrollo inmobiliario.
Y sin embargo, en estos tiempos en los que el Puerto se abrirá a la ciudad, hay que recordar un curioso fenómeno que se repite en la playa de la Malagueta con puntualidad británica: la ola de las siete y media (de la tarde).
Cuando llega esa hora, a los bañistas más avezados ni se les pasa por la cabeza poner sus sombrillas y toallas en la zona más pegada al espigón del Puerto.
En esa zona se suele formar un ´vacío´ que los playeros más inexpertos interpretan como el chollo del siglo: un lugar acogedor donde plantar sus pertrechos. Craso error: a las 19.30, una ola les hará jurar en arameo, al ver cómo convierte su ´zona´ en las lagunas de Ruidera. "Es la ola del Melillero", comentan sonriendo los bañistas, la misma ola que, un poco antes, también se siente en el Rincón. Un sistema innovador de anunciar el atraque de una embarcación en el Puerto. Tomen nota la Autoridad Portuaria y los infelices que ocupan ese hueco ´libre´, en las cercanías de la vieja playa de Lavachochos.
Velocidades
Ω Las obras de la nueva plaza en la calle Granada, torre desmembrada incluida, ya superan en duración a las del palacio de Buckingham y se acercan a las de la Gran Muralla China. Cuando llegue el día de la inauguración habrá que juntar a las varias generaciones de malagueños, testigos de esta lentísima ejecución.
En la misma línea se encuentra otra obra, comentada en esta sección desde hace años: la de la antigua sede del Banesto en la Alameda, con una ´torre de andamios´ en la calle Puerta del Mar que sigue regalando días de gloria a los peatones.
Poca anchura
Ω Ancha es Castilla, pero la calle del mismo nombre, en Portada Alta, no transmite la misma sensación de amplitud, sobre todo por el terrizo con hierbas, papeles y ´regalitos´ caninos que puede verse casi siempre junto al centro de salud. Un espectáculo poco higiénico que, puestos a hablar de Castilla, sólo transmite lo que el Cid con los suyos cabalgando ("polvo, sudor y hierro", amén de cacas de perro)

domingo, 15 de mayo de 2011

La Muralla fenicia de Málaga

La Muralla fenicia de Málaga, Muralla fenicia de Mlk o Muralla feno-púnica de Mlk es, como su nombre indica, una fortificación de origen fenicio declarada Bien de Interés Cultural y situada en la ciudad de Málaga (antigua Malaka), Andalucía, España.
Se trata de los restos del primer recinto murado de la ciudad, del que se conservan varios tramos bajo los sótanos de tres edificios del Centro Histórico de Málaga, que son: el Palacio de Buenavista (o Museo Picasso Málaga), el eje entre las calles Císter y San Agustín y el antiguo edificio de Correos (actualmente Rectorado de la Universidad de Málaga). Sólo el tramo conservado bajo el museo alcanza los 4 metros de altura, estando los demás al nivel de los cimientos.
La muralla data de los siglos IV y III a.C.

jueves, 12 de mayo de 2011

Apertura al público del Cerro del Villar

La Fundación Málaga plantea la apertura al público del Cerro del Villar
La institución propone un modelo similar al de Atapuerca o Altamira, que combina los trabajos arqueológicos con la explotación turística de parte del recinto El sistema serviría para financiar las excavaciones en el yacimiento fenicio.

ANTONIO JAVIER LÓPEZ/MÁLAGA

Quizá los mejores viajes sean los que te llenan la mochila de ideas para cuando regreses. Llegas a lugares más o menos recónditos y caes en la cuenta de que eso que tienes delante podrías aplicarlo en tu vida. Pedro Martín-Almendro tiene esa sensación a menudo. El director de la Fundación Málaga es viajero vocacional, aunque su ocio forma parte de su negocio.

La última excursión le ha llevado a Sicilia (Italia), donde ha visitado un yacimiento fenicio de características muy similares al del Cerro del Villar, descubierto en la desembocadura del río Guadalhorce hace 40 años. Martín-Almendro conoció el sistema de gestión del recinto siciliano y vio que era casi calcado al de espacios como Atapuerca o Altamira: por un lado, un centro de interpretación con una zona visitable para el público y, por otro, un perímetro delimitado para que trabajen los arqueólogos.

Así, el director de la Fundación Málaga comprobó que las semejanzas entre el yacimiento italiano y el malagueño hacían posible la adopción en el Centro del Villar de una organización que combine las investigaciones científicas con la explotación turística de parte del recinto. Una propuesta que ahora la fundación también plantea como «polo de financiación» del yacimiento.

Esta última opción cobra especial importancia en el caso del Cerro del Villar. Han pasado cuatro décadas desde su descubrimiento y los expertos coinciden en la extraordinaria importancia del asentamiento; sin embargo, en este tiempo apenas se ha excavado -y por tanto estudiado- poco más del 10% del recinto. No en vano, se cumplen ya tres años sin que los especialistas hayan podido estudiar el yacimiento.

«Las visitas serían una importante fuente de ingresos para financiar los trabajos de investigación. Este modelo se aplica con éxito desde hace años en diversas zonas del mundo. Además, hay que matizar que esta explotación turística se realizaría en los lugares donde ya hubieran terminado las excavaciones, mientras que los expertos seguirían con su labor en zonas acotadas», aclara Martín-Almendro.

A la espera de respuesta

El representante de la Fundación Málaga ya ha trasladado la propuesta a los responsables políticos. La Junta de Andalucía tiene las competencias arqueológicas, aunque comparte con el Ayuntamiento de Málaga la titularidad de la parcela del Cerro del Villar. Justo esta situación ha sido el caldo de cultivo para los enfrentamientos políticos que han paralizado las excavaciones en el asentamiento.

Martín-Almendro está a la espera de una respuesta de las instituciones, si bien recuerda que este modelo podría aplicarse en breve en el yacimiento malagueño. «Este sistema serviría también para que el Cerro del Villar generara sus propios recursos económicos y tuviera menos dependencia de los presupuestos públicos», concluye el director de la fundación.

Fuente: Sur Digital

lunes, 9 de mayo de 2011

LA CIRCULARIDAD DEL CUADRADO



Si llegamos a la consideración ética de que los jóvenes son seres humanos polidimensionales, y no juguetes sentimentales ni garrapatas funcionales y unidimensionales, debemos suponer que la inmensa mayoría de nuestros jóvenes sufre de desesperanza infinita.
Cuando ya no lo esperábamos, se ha vuelto a poner de moda la emigración a Alemania, pero ya no se trata de temporeros o peones sin calificación, sino que salen numerosos graduados hasta de altísimas calificaciones. ¿Qué país va a resultar de esta sangría? ¿Cuánto le cuesta a España formar a profesionales que servirán a otra economía? ¿Qué puede hacer una nación de la que son exiliadas sus mentes mejor formadas?
Naturalmente, no se puede perder de vista la desesperanza y desconcierto en que hemos hundido a la última generación.

Yo pasé gran parte de mi juventud emigrado, con un desgarro en el pecho que sólo comprenderán quienes lo hayan experimentado. Pareceré inmodesto, pero me preguntaba con frecuencia qué se estaba perdiendo mi país con que otros países se aprovecharan de mi talento. Porque la verdad es que fui durante 29 años un publicitario con mucho éxito en Barcelona, Italia, Argentina, Brasil, Venezuela, Puerto Rico y Nueva York. Durante los últimos trece años de mi exilio, fui director creativo de algunas de las agencias más importantes del mundo, como Young and Rubican, J.Walter Thompson y, sobre todo, Ogilvy and Mather.

Esta última está considerada como la pionera que forma y consagra a los mejores creativos del mundo. Su fundador, David Ogilvy, nos obligaba a sus creativos de todo el mundo a asistir periódicamente a seminarios y cursillos que organizaba Columbia University en Nueva Cork. Psicología aplicada, cine, montaje, motivacionismo… fueron algunos de los temas de los que tuvimos que empaparnos.
Ogilvy insistía en la necesidad de abrir la mente, exigirse uno mismo ver más posibilidades de las que limita la lógica. Como ejemplo, nos dibujaba tres hileras de tres puntos formando un cuadrado en conjunto. Para que nos diésemos cuenta de que había que ver más que los nueve puntos y el cuadrado aparente, proponía que uniésemos todos los puntos con sólo cuatro líneas rectas sin levantar el lápiz del papel. Parece imposible, pero no lo es si comprendemos que no hay que limitarse al cuadrado.
Las últimas generaciones, a quieres tanto dinero nos ha costado formar, padecen de cuadriculación: “Me he graduado en economía; tengo que encontrar un empleo de economista”. Así, es cada día más improbable encontrar a un español que trabaje de camarero, albañil, ferrallista, plomero, etc. etc. Es una realidad práctica que, con frecuencia, un fontanero gana tanto como un dentista, que ya es decir.
Mi generación, que sufrió tanto, ha protegido a tal extremo a sus hijos del sufrimiento, que les ha cortado las alas y la imaginación.

PARA SALIR ADELANTE EN ESTA JODIDA TESITURA, LOS JÓVENES ESTÁN OBLIGADOS A GUARDAR EL TÍTULO EN UN ARCHIVO Y MIRAR LA VIDA DE FRENTE.
¡Hay tantos campos en los que ganarse la vida espléndidamente! Por ejemplo, todos los oficios artesanales (para los que se necesita inteligencia y sensibilidad) están desapareciendo o han desaparecido ya. EBANISTERÍA, MARQUETERÍA ALFARERÍA, TARACEA, MIMBRE, ESPARTO, PLEITA, ADELFAS… No queda en Málaga ni uno!!!
Hay tantas fortunas escondidas esperando a jóvenes listos e intrépidos…

sábado, 7 de mayo de 2011

EL TREN, SALÓN SOCIAL

Si don Hilarión, el de “La verbena de La Paloma”, levantara la cabeza, y Casta y Susana lo sacaran a ver pasar el AVE, no podría cantar “Hoy las ciencias adelantan que es una barbaridad…” porque se quedaría con la boca abierta. Cuanto más progresamos, mejor comprendemos que el tren es el transporte del futuro.
Está claro. A 350 kilómetros por hora, pronto viajaremos poco en avión por la península.
Sin embargo, siento nostalgia de los morosos Expresos, hasta doce horas para el trayecto Málaga-Madrid, por lo que sucedía en aquellos compartimentos de ocho pasajeros. Como aquí escribo en azul pastel, no puedo contar historias picantes que, como las meigas, haberlas haylas aún, pero entonces eran el pan nuestro de cada día, sin desalentarnos el tufo a pies o, como me ocurrió una vez por Marsella, aunque se sentara al lado una campesina con un cesto lleno de camembert-
Salías de Málaga a las 22.00 y llegabas a Atocha, con suerte, pasadas las nueve de la mañana. Tiempo de leer y soñar. Con los silbatos de los jefes de estación actuando de despertador, aquellos duermevelas interminables eran muy fecundos para los lazos sociales. Lazos efímeros, pero a veces podían hasta acabar en el altar. Para un muchacho era un viaje de iniciación en todos los sentidos, incluidos los escabrosos, y para los de mi generación viajar solo en tren a Madrid o a Barcelona era la piedra filosofal del paso a la madurez.
Conservo amistades del tren en toda Europa, pero fue en Caracas donde tuve el encuentro más memorable. Por azares de la vida, diseñé el cartel del XIII Congreso Panamericano de Ferrocarriles, donde participó RENFE, que pujaba para diseñar un ferrocarril de 900 kilómetros. Los españoles ganamos la puja, aunque, cosas del Caribe, del tren no se supo jamás. Por fortuna, el congreso me permitió conocer a Paco Lavilla -hermano del ministro suarista-, que soñaba con hacer completo el recorrido del Transiberiano, un tren donde daría tiempo de congeniar y casarse, y hasta de tener hijos. Con mucho menos, las dos horas aproximadas a Córdoba, Zaragoza o Sevilla, no paro de relacionarme en los viajes de promoción de mis novelas.
Hay que ver de lo que se entera uno cotilleando los diálogos casi involuntariamente o escuchando al impertinente que habla a voces con el móvil tras la espalda de uno.
De ese modo, he sabido de más de un cornudo famosillo de esos que pasen su pereza y su alcoholismo incorregibles por Sevilla. También, sin comerlo ni beberlo, me he enterado del porcentaje gallináceo de algunas copleras de postín.
El tren es un club social. Un salón donde hacer amigos y, por qué no, ligar. Es fantástico lo de contemplar paisajes más agrestes que los de la carretera, pero lo apasionante, lo verde y trasgresor ocurre dentro. ¿Ay, aquellas nórdicas impacientes!
Por si las moscas, en tren llevo siempre una buena provisión de tarjetas personales.

miércoles, 4 de mayo de 2011

MÁLAGA DEBE DISOLVER LA JUNTA ILEGAL


A causa de nuestra importancia relativa y como cabeza legítima de la región de Alborán, LOS MALAGUEÑOS ESTAMOS OBLIGADOS A ENCABEZAR LA DEMANDA AL CONSTITUC IONAL PARA QUE LA JUNTA SEA DISUELTA, POR MANIFIESTO FRAUDE DE LEY EN SU INSTAURACIÓN.

Recordemos que la Constitución exige unanimidad para la instauración de una autonomía, y Almería votó en contra de esa autonomía que, en realidad, sólo es Autonomía de Sevilla. Málaga, como otras seis provincias, dejó ser autónoma al someterse a las arbitrariedades de Sevilla. En estos treinta años de junta, no sólo hemos perdido nuestro libre albedrío, sino que hemos sido colonizados por los modos y gustos sevillanos, al tiempo que Aparicio prohibía y perseguía nuestras tradiciones, llegando a suspender la fiesta del 18 de junio, de 1.700 años de antigüedad.
Para colmo, esta junta ilegal actúa como si solamente fuera un gobierno local que RAPIÑA en 7 provincias en favor de los intereses sevillanos.

TENEMOS UNA ESCUELA DE IDIOMAS MASIFICADA DE UN MODO OBSCENO.
TODO EL ESTE DE MÁLAGA CARECE DE ASISTENCIA HOSPITALARIA, DÁNDOSE GRAVÍSIMOS RIESGOS PARA QUIENES TIENEN QUE RECORRER OCHO O MÁS KILÓMETROS PARA ACUDIR O VOLVER DE UN HOSPITAL, SIN QUE LOS PSOÍSTAS MALAGUIEÑOS (NI SIQUIERA LOS QUE RESIDEN EN EL PALO) DIGAN NI PÍO.
La junta prestigitó de manera grosera la construcción de la Carretera de Arco, que proyectaba unir por el interior Vélez Málaga, Casabermeja, Pizarra, Coín, Mijas y Marbella, pero hace más de quince años que la pararon al llegar a Casabermeja.
Esta vía hubiera supuesto salir directamente hacia las Pedrizas desde gran parte de la costa oriental y la occidental, sin pasar por la capital. De haberse terminado, muy pronto habríamos descubierto la necesidad de desdoblarla. En tal caso, no tendríamos que haber mendigado durante un decenio la segunda ronda, que todavía no han terminado. Por el camino en que nos deja la junta ilegal, tendremos que construir la tercera ronda, y quizá la cuarta. Si no conseguimos librarnos de la opresión sevillano-juntera, el plan secreto del PSOE contra Málaga determina que debemos convertirnos en una aldea medieval, sin relevancia ni agallas.
Ni escuela de idiomas ni tercer hospital, ni carretera de Arco, ni remodelación de la Carretera de Cádiz, una estación que no identifica a Málaga, un muelle 2 entre murallas infranqueables, eternización del metro...
¡Echemos a la junta urgentemente!
VIVA MÁLAGA REGIÓN LIBRE

martes, 3 de mayo de 2011

DEMOLICIONES EN NOMBRE DE ALÁ


Una de las primeras iniciativas de los talibanes, furibundos fanáticos islamistas afganos, fue demoler los dos monumentales budas del siglo V del valle de Bamiyan, el más importante patrimonio artístico de Afganistán.
Esta “hazaña” constituyó un atentado tan flagrante contra el patrimonio artístico mundial, que hasta hubo propuestas de UNESCO para restaurarlas o, en realidad, reconstruirlas. Iniciativas que, desgraciadamente, no se han puesto en marcha, aunque espero que alguna vez se haga.
Ningún musulmán del mundo se avergüenza de aquella atrocidad. Todos los musulmanes del mundo, en todas partes, la justifican. Si tienen algún amigo marroquí o argelino pueden ustedes preguntar, y le sorprenderá oír que la salvaje profanación talibán fue justa, “porque “Dios prohíbe las imágenes”.
Naturalmente, tal enseñanza es dogma en las madrazas y las mezquitas, sean o no radicales (que la mayoría lo son, pues TODAS hablan del resto del mundo como “infieles” que hay que convertir al Islam o matarlos). Naturalmente, no vemos que los musulmanes salgan a festejar la muerte de Ben Laden en ningún sitio. No hemos visto que ningún imán haya lamentado la destrucción del patrimonio monumental afgano. Tampoco veremos a ningún imán (particulamente, el de Fuengirola) que salga a celebrar la caza del miserable asesino Ben Laden.
Este tétrico personaje nos ha tenido más de diez años con el alma en vilo. Pero no podemos bajar la guardia, porque el sucesor natural del saudí-yemení es el egipcio Ayman al Zawahiri, un fanático mucho más fanático que su jefe y al menos un millón de veces más tétrico.
En mi juventud, creímos en Castro y Guevara… pero yo, al menos, me curé de tal creencia cuando la vida me llevó residir muchos años en Sudamérica. Como Zawahiri de Ben Laden, Guevara era el lugarteniente de Castro; el sueño del médico argentino era organizar su “revolución” en Argentina, su país, y murió en el intento (imposible en Argentina por muchas causas) mientras procuraba levantar Bolivia a ver si….
Como Guevara, Zawahiri sueña con radicalizar Egipto. Casualmente, también es médico. Si planteamos un sencillo silogismo, veremos que una de las primeras “acciones” de un Egipto radicalizado será eliminar todas las imágenes que el Corán prohíbe. Pobre Museo del Cairo, pobre tesoro de Tutankamon, pobre Abú Simbel., pobre Valle de los Reyes, pobre Carnac…
Egipto, el país que marca las modas, los modelos y los modos artísticos, musicales y demás en el mundo árabe, da tímidos pasos hacia el siglo XX europeo (aunque todavía podemos ver a miles de cairotas residiendo en un cementerio visible desde la carretera). Igual que los talibanes consiguieron que Afganistán viajase en el tiempo y retrocediera hasta el Medioevo, también un Egipto “ileologizado” por Zawahiri sería obligado a regresar a los tiempos de la hégira.
www.luismelero.com

lunes, 2 de mayo de 2011

SIN RASCACIELOS NO HAY CAMPO



He vivido casi siempre lejos y residir en la distancia de lo que se ama es un desgarro cotidiano. Unos lo alivian con el olvido y otros como yo durante muchos años, con el sortilegio de cuentos de hadas que es esta herramienta informática a la que, como el espejo de la madrastra de Blancanieves, se le puede preguntar no quién es el más guapo del lugar, sino "¿cómo va lo mío?"
Para quien lo suyo es Málaga, este espejo de Internet es el único medio de saber cómo va día a día y desatino a desatino cuando se mora lejos.
Desatino a desatino, me encontré no hace mucho notas de prensa en los periódicos digitales que reseñaban la presentación de firmas contra los rascacielos de Martiricos y La Isla que proyecta el nuevo Plan General de Málaga.
Después de eso, y por razones de salud, volví a residir en Málaga hace cinco meses
Siempre me ha causado mucha curiosidad la pregunta de quién organiza estas `espontáneas´ presentaciones de firmas. En este caso, y como conozco muy a fondo el percal, supongo que quien convoca y fomenta la recogida de firmas son los mismos que, entre galgos y culebras, amenazaban con encadenarse a los corralones del Bulto para que no desapareciera aquel terrible, dolorosísimo y pernicioso mercado de la droga que era la calle López Pinto, sin cuya demolición nos habríamos perdido una Avenida de las Américas con vistas al mar.

El asunto viene de muy lejos.
Tuvimos en esta ciudad desmemoriada y carente de ambición un mandatario que se dejó dominar por las furias desatinadas de los que no quieren rascacielos ni nada que caracterice a Málaga como la única clase de urbe que la Naturaleza y la Historia le permiten ser. La tesis era que Córdoba y Vitoria son dos ciudades magníficamente urbanizadas, muy agradables y `vivibles´, donde los rascacielos están prohibidos y desterrados. Ejemplos que eran citados con frecuencia por Aparicio como los ideales de ciudad en los que Málaga tenía que inspirarse.
Lo malo de los ideales utópicos es que son modelos cerrados, sin ductilidad ni ese don supremo de la inteligencia que es el análisis profundo y pragmático de la realidad. Ese modelo cerrado y vociferante, con recogidas de firmas organizadas por IU y PSOE, nos trajo la fea insensatez urbanística que es Teatinos, donde Aparicio nos había prometido un parque de 105 hectáreas.
Ahora, veo notas donde, confundiendo lo público con lo privado, se quiere hacer parecer diabólica esa maravilla proyectada entre la avenida de Juan XXII, la de Europa y el futuro bulevar de Renfe.

Málaga no puede, en modo alguno, compararse con Córdoba ni Vitoria. Ninguna de esas dos ciudades alcanza la mitad de la población de Málaga y ambas ocupan extensas llanuras. Estepas donde nadie podría recolectar una cañaduz ni un aguacate. Ni Vitoria ni Córdoba son, como Málaga, ciudades desbocadas que llenan una estrecha faja de terreno deslizado ladera abajo desde montañas encrespadas.
Un día, hace años, en una tertulia que organizaba la Confederación de Empresarios en el Gallo de Indias, se lo vi demostrar a López Cohard. Cogió un paquete de cigarrillos y, poniéndolo acostado sobre la mesa, dijo: "Así es como se nos obliga a construir"; a continuación, lo puso de pie y dijo: "Así, la misma construcción, con los mismos metros cuadrados útiles, es mucho más barata (por la multiplicación de conducciones comunes) y ocupa la cuarta parte terreno. El resto del solar serían jardines y árboles".
¿Alguien ilustra con datos y planos a los que recogen firmas para oponerse a todo, con tal de que Málaga no vaya adelante?
¿Alguien les ha dicho que junta-PSOE pretenden condenar a Málaga a retroceder a sus tiempos de aldea prehistórica, mientras las antiguas aldeas vecinas se convierten en grandes urbes?
¿Alguien les ha dicho que la mayor parte de los 380 kilómetros cuadrados del municipio de Málaga son monte intocable?
¿Alguien les ha enseñado que construyendo a base de cinco o seis plantas nos estamos quedando sin Hoya del Guadalhorce?
Cuando yo era niño, la Cruz de Humilladero era `las afueras´ y el Tiro de Pichón, un arrabal de extrarradio. Que nadie crea que hay una vida por delante. Sin rascacielos, en menos de una generación Málaga se quedará sin huertos ni cultivos de naranjos ni mangos, sin cañaduces ni chumberas.
Hace años que escribo una colección de cuentos que, cronológicamente, narran con febril imaginación una historia mítica de Málaga. No consigo editor para estos relatos largos o novelas cortas (según el gusto de cada cual), pero yo sigo, erre que erre. En relación con una Málaga sin rascacielos, tengo previsto un cuento futurista donde uno de mis descendientes se construye un apartamento en la `corona´ del Monte Coronado.
Sin rascacielos, de aquí a nada no tendremos campo.