jueves, 11 de diciembre de 2014

ENCONTREMOS UN ALCALDE BIZARRO Y AGUERRIDO QUE SE ENFRENTE A LA GUERRA QUE LA JUNTA NOS HA DECLARADO A LOS MALAGUEÑOS.


Cuando un enemigo nos declara la guerra y nos está atacando cruelmente, no merece la pena pedir negociación “para que mitigue el daño que nos hace”. Cada vez que la junta emprende un ataque contra Málaga, que últimamente es casi todos los días, el ayuntamiento pide reuniones, que con frecuencia la junta ni siquiera se toma la molestia de “conceder”·, pues no tiene ninguna intención de firmar un armisticio.


Desde su no muy lícita instauración, la junta obedece fielmente lo que le manda el PSOE obedeciendo las órdenes contra Málaga que le dio Alfonso Guerra. O sea, paralizar, empobrecer, reducir y a ser posible, hacer desaparecer a Málaga. Durante 16 años, un alcalde leonés-catalán favoreció el expolio de la Málaga institucional, en complicidad con un extremeño hipócrita. Nunca ha presentado el PSOE un malagueño como candidato a la alcaldía, porque supone que se negaría a su estrategia y campaña de destrucción de Málaga, como hizo gallardamente Julián Sesmero en el tristísimo asunto de Radiocadena.


Luego de más de treinta y tres años haciéndonos la puñeta, últimamente la junta no para de ofendernos y atacarnos con órdenes que buscan claramente que nos paremos y desparezcamos: Prohibición de construir nada en la Hoya. Prohibición a Plaza Mayor de crear 1.000 puestos de trabajo. Prohibición de construir la Academia del Málaga. Prohibición de rebasar urbanísticamente las rondas, lo que imposibilita la expansión de Málaga para siempre jamás. “Olvido” de construir un nuevo hospital, puesto que los malagueños somos los peor dotados en camas hospitalarias. Disolución de nuestra escuela de hostelería, la mejor de España. Abstención de pagar todos sus compromisos sociales en Málaga. Morosidad insoportable contra proveedores de Málaga.


En cuanto al plano de inundabilidad, que ya empieza a escamar hasta a los psoístas… debemos recordar que la junta acumula más de 10 AÑOS DE RETRASO con el encauzamiento del Campanillas y parte del Guadalhorce. También hay que analizar la paranoia juntera de decir hace bastantes años que tales encauzamientos no eran necesarios, en un evidente intento de no invertir en Málaga.


Por último, recordemos que la junta ha tratado de hacerse campaña electoral con la llegada del “metro” a la Alameda. Pero se trata de una obra para la que da TRES AÑOS DE PLAZO, pero los sufridores dc Callejones y Avenida Aurora, saben positivamente que no serán tres años, sino MÁS DE CINCO   Esta llegada a la Alameda representa una ofensa inaceptable a la historia urbanística de Málaga, pues para poner una horrenda casona-estación a la puerta de su embajada, anula una de las calzadas históricas. NO ES DE RECIBO QUE EL AYUNTAMIENTO DE MÁLAGA SE  HAYA HUMILLADO ANTE ESTA MOSTRUOSIDAD.


CLUB BELLAS ARTES MÁLAGA


Para sugerencias, enviarnos artículos o preinscribirse en el Club, escribir a


malagaviva@yahoo.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada