jueves, 26 de marzo de 2015

MALDITA SEA LA MADRE QUE PARIÓ A LUBITZ

MALDITA SEA LA MADRE QUE PARIÓ A LUBITZ

Aunque se trate de un acto de locura, no se puede ser más hijo de puta.


Asesinar a ciento cincuenta inocentes por querer suicidarse, si no es porque se enamoró de un yidahista, no se puede encajar sin soliviantarse.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada