jueves, 18 de mayo de 2017

MÁLAGA: OPOSICION MUNICIPAL FALSARIA Y MENDAZ

MÁLAGA: OPOSICIÓN MUNICIPAL FALSARIA
En democracia, se supone que cuantos participan en la política pretendan el bien general, el progreso y la prosperidad. Las oposiciones tienen por función depurar y mejorar el gobierno de las cosas. Tanto los que ostentan el poder como quienes deben equilibrarlo, tienen la responsabilidad de procurar el bien común.

EN UN MUNDO IDEAL Y CIVILIZADO, ESO DEBE SER ASÍ.
PERO, DESGRACIADAMENTE, NO EN MÁLAGA.

Ni los más fanáticos ni los más demagogos y mentirosos, pueden negar que la ciudad de Málaga es hoy mucho más importante e incomparablemente más prestigiosa que hace quince años. El mérito se lo atribuyen a Francisco de la Torre, por ese reflejo condicionado de la dictadura que sobrevive en los medios y muchos estamentos, cuando los méritos de un gobierno deben ser y son de TODO el gobierno. Aquí, los titulares de prensa señalan a Francisco de la Torre cuando deberían hablar del ayuntamiento o, al menos, de la corporación; de las modestísimas televisiones locales, ni se diga.

Francisco de la Torre no es santo de nuestra devoción. El objetivo fundamental este grupo es impulsar las bellas artes, como reza nuestro nombre, y aunque bajo el mandato de Francisco de la Torre nos hayamos convertido en “la ciudad de los museos”, De la Torre no brilla por su buen gusto estético. Ni ahora ni cuando era concejal de Urbanismo. Basta un paseo por la ciudad para llevarse sustos y disgustos estéticos insoportables: a los monstruos anteriores a su mandato como Stella Horribilis, La Equitativa, Málaga Palacio o el rascacielos militar okupa de Gibralfaro… se suman las torpísimas licencias de obras que se conceden revisando sólo el volumen de construcción legal, pero jamás el encaje en el pasaje de la obra ni la armonía del barrio. Así, tenemos calles que deberían ser joyas clásicas, pero que han sido deformadas y malogradas por Urbanismo, como Carretería, Victoria, Comedias, la esquina sur de Tomás Heredia y otras muchas.

No obstante, para nuestra oposición municipal falsificada, no es alguien a quien ayudar a gobernar mejor, sino un enemigo a batir, destruir y hacer desaparecer. De modo que las iniciativas, declaraciones y ruedas de prensa de esta oposición tienen por objeto agredir y difamar a Francisco de la Torre. El “enemigo” a batir es Francisco de la Torre, que obsesiona a la oposición falsificada por su necesidad de hacerlo desaparecer del mapa, porque suponen que es el único modo de tener alguna posibilidad. En esas indigestas ruedas de prensa que protagonizan ni siquiera mencionan al PP. Es Francisco de la ¨Torre el objeto de los puntos de mira de sus armas. Para eliminarlo, tienen que impedir y sabotear todas sus iniciativas, AUNQUE DE ESE MODO PERJUDIQUEN GRAVÍSIMAMENTE A LOS CIUDADANOS. Como zorrillos sigilosos, recurren a la mentira, la especulación indocumentada y la mala educación para imposibilitar las realizaciones y las inversiones. Si se jode Málaga no les importa. Lo que importa es inmolar a ¨Francisco de la Torre.

Otro día habrá que hablar de los disfraces y dualidades del argentino y la gorda, que dicen que son oposición pero son gobierno dictatorial contra Málaga.